lunes, febrero 24, 2014

Besando la sangre de tus labios



una historia diferente espero les agrade como escribo y esta historia sea de su agrado
Besando  la  sangre  de  tus  labios
Dicen  aquí  en  Yakensburgo  reside  un  vampiro,  pero  eso  son  solo  comentarios  de   las  personas,  quizá  un  mito  para  asustar  a  los  niños,  aunque  muchos dicen  haberlo  visto  o  haber  sido  mordidos  por  el  vampiro  pero  ninguno  de  ellos  es  capaz  de  recordar  lo  que  les  sucedió.
-te  das  prisa  no  quiero  que  te  agarre  la  noche
-si  papa-  mi  padre  siempre  preocupándose,  ¿realmente  creerá  en  todos  esos  rumores?
Ignorando  la  advertencia  de  mi  padre  me  quede  platicando  con  el  panadero  y  para  cuando  iba  de  regreso  a  casa  ya  había  anochecido,  de  seguro  para  cuando  regrese  me  dará  otro  de  sus  sermones,  mis  pensamientos  se  distrajeron  cuando  note  en  la  obscuridad  algo  que  se  movía  entre  los  techos,  levante  aún  más  mi  vista  topándome  así  con  dos  ojos  color  carmesí,  tan hermosos,  tan diferentes,  tan temibles,  me  quede  como  tonta  observándolos,  al  mismo  tiempo  que  ellos  me  observaban  a  mí,  …¡desaparecieron!,  ¿Dónde  podría  estar?,  saltando  de  golpe  me  di   cuenta   que  se  encontraba  detrás  de  mí,  ¿Cómo  le  había  hecho  para  llegar  hasta  mi  tan  rápido?,  mis  ojos  temblaban,  mis labios  temblaban,  yo temblaba  estaba  echa  un  lio  pero  no  podía  apartar  la  vista,  no  podía  moverme,  con  su  mano derecha  tomo  mi  barbilla  y  se  acercó  aún  más,  estaba  tan  cerca   bastante cerca,  jamás,  nunca  nadie  había  estado  tan  cerca  mío,  me  volví  a  desconcertar  cuando  sentí  mi  cuello  húmedo,  el  lamio una,  dos,  tres  veces  mi  cuello,  era excitante,  no,  no  podía  pensar  ese  tipo  de  cosas,  no  debía,  rodeada  de  tantos  modales  en  un  pueblo  en  que  la  lujuria  no  cabe,  la pasión,  que  son  conocidos  como  sucios  que  solo  son  ejecutados  por  el  mismo  satanás,  y  personas  que  han  renunciado  a  la  decencia,  mujeres  de  cuatro  letras,  pecadores,  palabras  que  solo  te  acompañaran   en   caso  de  pensar  de  esta  forma,  de  sentir  lo  que  siento  en  este  mismo  momento,  mi  corazón  se  detuvo  al  sentir  ese perforante  dolor  en  mi  cuello…
-A  caso  tu  eres…- el  vampiro  del  que  se  habla  tanto,  eran  en  verdad  ciertos  tantos  rumores  sobre  él,  no  puedo  creer  que  esto  de  verdad  suceda,  mi  sangre  deslizándose  de  mi  cuello  manchando  mi  vestido,  esto  es  perfectamente  placentero.
Mis  ojos  volvieron  abrirse-  ¿Dónde  estoy?
-hija  que  alegría  que  despertaras,  te  encontramos  tirada  en  la  calle,  ¿Qué  sucedió  anoche?,  perdón  primero  que  nada  ¿Cómo  te  encuentras?
-yo… yo  me  siento  bien,  papá  estoy  bien
- te  dejo  descansar,  ¿quieres  comer  algo?
-ammm……si  por  favor
-entonces  en  un  momento  regreso
¿Qué  había  sucedido  anoche?,  regresaba….yo…cuando… ¡rojo!,  ¡ojos  rojos!,  ¡un vampiro!,  ¡en  verdad  existen!,  casi  reprimiendo  mis  gritos  de  asombro,  ya  recuerdo.
Toque  mi  cuello  para  cerciorar  que  las  marcas  estuvieran  ahí,  no  me  alcanzaba  a  ver  así  que  me  pare  de  mi  cama  y  me  acerque  al  tocador  para  encontrar  dos  marcas,  en  verdad  todo  había  sucedido  ayer,  de  verdad  el  existía,  ¿Por  qué   no  tendré  miedo?,  ¿Por  qué  siento  esto  en  mi  pecho?,  ¿Qué es…?...yo….yo……yo…..yo lo  quiero  volver  a  ver.
Tocan  a  la  puerta- hija  traigo  la  comida-  mi  padre  entra  y  me  observa  contento- me  alegra  verte  de  pie  significa  que  te  encuentras  bien,  ven siéntate  y  come  algo  para  que  no  recaigas
-gracias  papá- comencé  a  comer  y  me  di  cuenta  que  mi  papá  no  me  dejaba  de  ver- ¿sucede  algo?
-no  nada  solo…que…bueno  ¿Qué  paso  anoche?
Viene  la  imagen  de  sus  ojos,  sus  dientes  perforando  mi  piel….
-nada,  bueno….-  no  se  mentir,  y  menos  a  mi   padre,  pero… ¿Por  qué  no  soy  capaz  de  decirle  la  verdad?-  no  lo  recuerdo
-si  recuerdas  algo  me  dices
-¿Por  qué  la  curiosidad?

-solo  me  preocupas,  come- se  retira,  pude  sentir  un  aire  bastante  pesado  en  aquella  conversación  ¿Qué  habrá  sucedido  con  él?


continuando esta historia 


Estoy  parada  frente  a  mi  ventana  observando  en  cada  techo,  tratando  de  encontrarlo,  decidí  irme  a  recostar,  pero  deje  la  ventana  abierta  con  la  esperanza  de   que  el  fuera  entrar  por  ella.
Dicen  que  una  vez  que  te  muerde  un  vampiro,  la  persona  que  fue  mordida  queda  atrapada  dentro  de  una  especie  de  trance  en  el  cual  busca  ser  otra  vez  mordida,  una  y  otra  vez,  me  pregunto  si  estaré  bajo  su  trance.
12:00 a.m.
Continuaba  dormida  cuando  sentí  alguien  más  en  mi  habitación  abrí  mis  ojos  de  poco  en  poco,  para  descubrir  que  mi  deseo  se  había  hecho  realidad,  ese  par  de  ojos  observándome  una  vez  mas  tan  de  cerca,  se  acercó  aún  más  tomando  uno  de  mis  mechones  y  oliéndolo.
-jamás  pensé  que  nos  volveríamos  a  ver- quede  atónita  al  escuchar  esa  profunda,  dulce  y  deliciosa  voz,  que  el  pronunciara  esas  palabras  para  mi  provocaban  sonrojarme  bastante.
-¿Por  qué  nunca  llegaste?- no  entendía,  pero  al  recitar  esa  oración  sus  ojos  mostraron  una  tristeza  y  soledad  inmensa.
Se  acercó  hasta  mi  cuello,  esta  vez  del  lado  que  se  encontraba  sano,  comenzó  a  lamerme  como  la  otra  vez,  y  otra  vez  era  placentero,  ese  dolor,  igual  al  de  la  noche  anterior,  y  antes  de  que  pudiera  preguntar  quién  era  deposito  un  beso  en  mis labios  dejando  un  poco  de  mi  propia  sangre.
En  el  desayuno  no  podía  dejar  de  pensar  en  lo  sucedido  en  la  noche  anterior  y  la  anterior  a  esa.
-dejaste  la  ventana  abierta
-¡eh!-  mi  papá  me  había  bajado  de  mi  nube  demasiado  rápido- ah  me  dio  un  poco  de  calor

-puede  hacerte  daño,  no  lo  hagas- parecía  bastante  molesto



<<<<<<<<continua nya>>>>>>>>>>>><<<<<<<este es el final nya>>>>>>>>>

Noche  tras  noche  el  venía  a  mi  habitación  y  tomaba  de  mi  sangre,  esto  se  ha  vuelto  un  poco  adictivo,  con  cada  noche  a  mi  cuerpo  le  costaba  un  poco  más  moverse,  papá  se  la  pasaba  trayéndome  de  comer,  ya  no  salía,  estaba  bastante  débil  para  hacerlo,  ¿sería  debido  a  las  mordidas?,  no  solo  tenía  mordidas  en  el  cuello  sino  en  mis  brazos  también,  aunque  yo  había  dejado  cada  noche  la  ventana  abierta,  yo  le  había  permitido  arrancarme  la  vida  en  cada  sorbo.
Esta  noche  no  fui  capaz  de  esperarlo  despierta.
-mi  hija  ha  desaparecido-  gritaba  un  padre  por  las  calles
-aquí  estarás  bien- decía  un  hombre  de  apariencia  bastante  joven,  ojos  color  carmín,  resaltando  en  todo  su  aspecto  sombrío,  tan  obscuro,  como  su  cabello,  su  ropa  todo  de  el  emanaba  una  lejana  soledad  y  melancolía.
-Hace  mucho  el  casi  se  la  lleva,  preferí  que  muriera  en  mis  manos  a  que  ellos  estuvieran  juntos,  ahora  lo  quiere  hacer  con  mi  hija,  no  le  permitiré,  la  he  cuidado,  escondido  tanto  tiempo  de  el  para  que  ahora  todos  estos  años  los  pierda  como  la  última  vez.
-¡matémoslo!
-¡si  devolvámosle  todo  lo  que  ha  hecho!-  una  horda  enfurecida  se  acercaba  preparada  para  atacar  a  una  casa  en  especial,  un  dueño  descubierto,  no,  hace  mucho  que  esa  casa  no  tenía  dueño,  pero  si  la  residía  alguien,  la  residía  una  persona  que  paseaba  por  las  noches  de  techo  en  techo  buscando….buscando…¿Qué  buscaría?....sangre…..alimento ……..o…….una  chica.  Las  personas  empezaron  a  llenar  la  casa,  hasta  encontrar  una dulce,  hermosa  joven  de  cabellos  largos,  rubios,  recostada  en  un  ataúd,  una chica  durmiente  con  apariencia  tan  pálida.
-todo  este  tiempo  ha  sido  tu  hija
-no,  no  es  ella
-nos  lo  ocultaste  y  permitiste  que  callera  el  pecado  en  nuestro  pueblo- entre  varios  hombres  detuvieron  al  padre  de  la  hija  a  la  que  se  le  acaba  de  incrustar  un  estaca  en  el  corazón.
Cuando  el  habitante  de  la  casa  regreso  solo  pudo  observar  que  sus  intentos  por  mantener  con  vida  a  su  dulce  joven  fueron  en  vano,  tocando  su  mejilla  derramo  unas  cuantas  lágrimas.
-otra  vez  te  he  perdido- decía  para  sí  mismo- esta  vez no  te  soltare- continuaba  hablando  el  vampiro  mientras  mordía  una  de  sus  muñecas  y  en  un  beso  depositaba  su  sangre  dentro  de  la  boca  de  su  doncella.
Abrí  mis  ojos  y  una  vez  más  él  estaba  conmigo,  una  mirada  que  mostraba  preocupación  lo  acompañaba,  lo  abrace,  tan  fuerte…
-creí  que  no  te  volvería  a  ver…pero…yo  no  soy   la  persona  que  piensas.
-¿qué?- se  mostraba  desconcertado
-aun  estando  dormida  pude  escuchar  a  mi  padre,  el  asesino  a  mi  mamá….tu  amada, para  que  no  huyeran  juntos, yo…yo  soy  su  hija- lo  iba  perder  pero  no  podía  engañarlo.
-son  tan  iguales,  pero…estoy seguro… de  que  no  estoy  equivocado-  mis  ojos  se  abrieron  de  la  sorpresa  y  se  llenaron  de  lágrimas,  lo  abrace  aún  más  fuerte,  él  se  retiró  para  besarme,  nuestro  beso  fue interrumpido  por  el ruido  de  afuera-  una  ejecución-  dijo  él  mientras  me  asomaba  por  una  ventana,  era  mi  papá,  me  di  cuenta  que  el  me  observaba,  y  antes  de  que  fuera  horcado  alcanzo  a  mascullar  dos  palabras  “lo  siento”,  sentía  tristeza,  felicidad,  e  ira  todo  a  la  vez,  la  ausencia  de  mi madre  fue  su  culpa,  aun  así  pude  sentir  un  aire  de  alivio  tras  su  trágica  ejecución,  abrace  aún  más  a  mi  amado,  mi papá  sabía  que  yo  estaba  junto  a  él  y  aunque  no  lo  comprendería  yo  había heredado  algo  más  que  el  aspecto  de  mi  madre  si  no  su  amor  por  él  y  a  pesar  de  hoy  no  estar  viva  me   siento  viva  por  primera  vez,  tan  solo  al  estar  a  su  lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario