sábado, mayo 10, 2014

Sentimientos ocultos capitulo 2

Sentimientos ocultos capitulo 2

Capitulo II
Museo
Era domingo y a ella se le hacía un poco tarde habían quedado a las diez, todos irían juntos ya que la mayoría no sabíacómo llegar, se verían en la casa más cercana y ahí estaba ella puntual, siempre trataba de ser puntual si algo le molestaba era que la hicieran esperar por lo que ella también trataba de dar lo que deseaba recibir.
Fue la primera en llegar, estuvo esperando acompañada de una de sus amigas, el próximo en llegar fue el, ella lo miro, el saludo, ella saludo, su amiga saludo, el comenzó a entablar una conversación con su amiga, ella bajo la mirada, ella si algo envidiaba de su amiga era la forma en que se comunicaba con él, lo hacía con facilidad, podían mantener una conversación durante minutos mientras ella apenas si podía dirigirle la palabra un par de segundos, ja que tonto, se mantuvo en silencio hasta la llegada de la siguiente, al parecer su mejor amiga no vendría, le había salido un compromiso por lo que el plan no cambiaba, sus amigas estarían juntas y ella atrás.
Lo primero en decidir fue como llegarían, ella no conocía casi ninguna parte de la ciudad, apenas si conocía donde vivía, en el autobús todos iban apretados en los asientos debido a que faltaba uno para que fueran cómodos, ella se encontraba sentada a lado derecho de él, si estaban cercas y quedaron aúnmás cuando tuvieron que apretarse para que cupiera su amiga, había sido su idea pero no esperaba tales resultados, no había sido ningún plan, pero el brazo de ella tocaba el brazo de él, era incomodo pero divertido, pero que infantil era ella.
Simplemente ella imaginaba en poder recostar su cabeza en el brazo de él, si era un tanto romántica a pesar de no demostrarlo.
Al llegar fueron bien recibidos y comenzaron a explorar las salas, y como lo había imaginado sus amigas se adelantaron, él se fue, quedando ella sola, aun no salía de la sala uno donde recién habían comenzado cuando ellas ya se habían ido, ella anotaba todo lo relevante que encontraba, lo hacía con la peor letra que podía tener, se sentaba en el suelo en ocasiones para escribir con más comodidad, de vez en cuando ella daba un vistazo alrededor para ver si el aún no se iba y en efecto al igual que ella él se había mantenido haciendo apuntes.
“tú crees que esto es importante…” ella comenzó a leer para él, “no, no lo creo”, dijo después de unas cuantas palabras, pero ella no había terminado de leer así que continuo, el comenzó a estorbarle, ella se movía para continuar leyendo desde el suelo hasta que por fin termino, había sido divertido, le encantaba que pelearan de alguna forma.
Ella continuaba apuntando cuando escucho que él le hablaba, inmediatamente se acercó, era como un cuartito aquel lugar pero tenía ventanas circulares formadas con algún tipo de roca, él se estaba asomando y cuando se retiró hizo que se asomara por lo que también lo hizo “cuando aviente esto te escondes”, ella no entendió bien, el lanzo un objeto por aquel agujero que daba a la calle e inmediatamente en cuanto este salió ella se pegó a la pared, él había salido de aquel lugar, por lo que en cuanto se le hizo seguro salió, otra vez él se encontraba anotando, ella ya había terminado, ella pensaba hacerse tonta un par de minutos para irse junto con él aunque él no la esperara a ella, ella siempre estaría ahí, pero no fue necesario… “pues bien ya termine” dijo ella imaginando que a él no le importaría, ella saldría y caminaría lentamente para que el casualmente la alcanzara “espérame”, al dar su primer paso se detuvo, ¿de verdad él había dicho eso?, a pesar de ser una palabra la hacía inmensamente feliz, ¿de verdad él deseaba su compañía?, se mantuvo ahí de pie un par de minutos hasta que el finalizo así continuando juntos a la siguiente sala.
Era un museo bastante interactivo por lo que tomo varias fotos a objetos, algunas cosas y a él, ese día había salido mejor de lo que esperaba, ella y el habían estado bastante tiempo juntos, jugando, peleándose, si todo absolutamente iba bien, se sentía como una niña en un gran parque de juegos, se reencontraron con las chicas y al faltarles algo de información fueron a otro museo.
No fue tan divertido estar en el segundo museo como en el primero pero igual ella lo había pasado bien, dando fin al trabajo, hambrientos fueron a lugar más cercano para almorzar, ella era la primera que comía ahí por lo que le fue difícil elegir, poco después era hora de partir, ella no tenía idea de cómo se iría debido a que siempre se iba con su mejor amiga y ella era la que la guiaba de no ser por ella estaría perdida en estos instantes, una de sus amigas se despidió de prisa debido a que el camión que la dejaba ya había llegado, por lo que su partida fue másrápida, “en cual te iras?” pregunto su amiga restante a él “no es el primero que pase, la mayoría de los autobuses pasan por mi casa”, “y tu” su amiga le pregunto a ella, “ahhhh pues yo no sé” ella titubeo y fingió una sonrisa, ella no quería quedarse sola, minutos antes ella le había pedido a el que la acompañara que ella no se quería ir solita pero él no respondió nada, ella lo tomo como un no, “mira ahí viene” dijo su amiga, dando a entender que en ese camión se iría “¿vienes?” le pregunto a él antes de correr al lugar donde se había parado el autobús “si”, al escuchar su respuesta ella se partió en dos se las tendría que ingeniar para regresar a casa, ella había pensado en dos posibilidades, la primera era buscar un lugar por el cual se ubicara y regresar como ella sabía hacerlo o la segunda esperar un autobús justo donde estaba y arriesgarse, tenía bastantes transables por lo que si se equivoca podría tomar otro el problema sería si no reconocía donde estaba.
El la miro antes de irse, levanto un poco los brazos dando a entender “¿Qué harás?”, ella simplemente hizo el mismo gesto devolviéndoles prácticamente con la mirada “no se”, ella ya no tenia dinero como para tomar el mismo autobús este tenia la tarifa mas cara así que no podía acompañarlos, “yo te pago el autobús vamos”, el corrió hacia donde se encontraba el autobús sin permitirle a ella contestar acto seguido ella le siguió, se detuvo enfrete de la puerta del autobús dudando de subir o no, no quería traerle molestias a el, el noto que ella se encontraba aun abajo, el ya había subido un par de escalones por lo que simplemente se voltio y le dijo “sube”, su voz se oyo como prácticamente una orden, ella subio y se sostuvo manteniéndose a lado de el, mientras observaba como el pagaba el pasaje de ambos.
Al notar ella que solo estorbaba ahí se dirigió hacia los asientos donde su amiga ya se encontraba sentada, a su lado se encontraba un asiento vacío, su amiga se movió permitiéndole sentarse, ella tomo asiento aunque ella lo que realmente deseaba era poder sentarse a lado de el durante el viaje.
Durante el largo recorrido estuvo escuchando como su amiga platicaba con el y una vez mas se sentía distante a ese lugar, ¿Por qué era tan incapaz de comunicarse como ella deseaba?.
Capitulo III
El peso de vivir con sentimientos
Habían quedado solos prácticamente porque ya no habían pasajeros en el autobús, ¿Qué podía decir? Es lo que se preguntaba ella, quería entablar una conversación con el, quería sentarse a su lado, pero se mantuvo encogida ahí en su asiento observando entre la pequeña fisura de espacio que se encontraba entre los asientos, suspiro profundo, el se levanto, era hora de bajar, ambos bajaron dejando completamente vacío el autobús, “¿Qué camión tomaras?”, le pregunto el que venia pasos mas adelante, ella volteo a verlo y le contesto, habían llegado al lugar donde ella tomaría el camión, el no lo sabia, ella se había detenido, el se percato unos metros mas adelante que ella ya no le seguía, se volteo esperando una respuesta “me tengo que cruzar aquí esperare el camion”, ella se acerco un par de pasos quería despedirse con un abrazo pero se detuvo a un metro de el, el ya se despedia simplemente agitando su mano, ahí se mantuvo parada al notar el gran muro invisible que siempre la mantenía alejada de el, cruzo la calle y el también lo hizo unos cuantos metros adelante, el sentimiento de tenerlo junto a ella le hizo hablar una vez mas antes de que el se alejara lo suficiente para que no la escuchara “gracias” dijo, refiriéndose a que haya pagado su pasaje, el simplemente se quedo ahí un momento y luego continuo con su trayecto a casa.
Ella esperaba el autobús mientras observaba como el se alejaba cada vez mas, se arrepentia de no haberle acompañado, aun se imaginaba que ella caminaba a su lado, sonriendo para el como regularmente lo hacia, bajo la mirada como si eso fuera posible, llego el momento en que su vista ya no distinguia su silueta, minutos después llego el camión.
Mientras ellas se encontraba sentada en uno de los asientos recordaba los momentos que horas antes había formado con él, poco después le embargo un sentimiento de dolor, le dolía no poder expresarle ese sentimiento que se había clavado en su pecho y que parecía crecer.

Sus lagrimascomenzabar a rodar por sus mejillas así de fuerte podía a llegar hacer ese dolor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario